3.- Estrategias de lectura. Leer, comprender y aprender.

En 1992, Isabel Solé publica Estrategias de lectura y César Coll nos indica en el prólogo que el propósito del  libro es ayudar a los docentes y a otros profesionales de la educación en la tarea de promover en los alumnos la utilización autónoma de estrategias de comprensión lectora y concluye que los buenos lectores no son solo los que comprenden más y mejor los textos que leen, sino los que sienten placer y gusto por la lectura.

A lo largo del capítulo 2 del libro Estrategias de lectura (2011) de Isabel Solé, se pueden extraer tres conceptos clave “leer, comprender y aprender”. Estos tres conceptos están relacionados, ya que por si solos no tienen un significado suficiente.

a) Leer implica comprender lo que se está leyendo, darle un significado al conjunto de letras y palabras unidas entre sí, y a partir de ahí construir, darle significado a partir de los conocimientos previos que tenemos e ir adquiriendo de esta manera unos nuevos aprendizajes. 

Por ejemplo, la lectura de un cuento es más propia  para la Educación Infantil, ya que por la edad, sus conocimientos previos son inferiores y la estructura de este tipo de lectura es la más adecuada. Hay que tener cuidado a la hora de seleccionar la lectura y tener en cuenta la etapa madurativa en que se encuentra para que comprendan lo que lee.

b) Para poder comprender, también se precisa de una interpretación que parte, como hemos mencionado, de unos conocimientos previos que tenemos sobre el tema tratado, además de contar con una finalidad, unos objetivos a la hora de abordar una lectura. Leemos cada texto con objetivos distintos, y dependiendo de estos objetivos, se ponen en marcha distintas estrategias que a la vez nos demuestra que la lectura puede ser útil por diversas razones.

Para la interpretación de un texto hay que tener en cuenta los conocimientos previos de cada alumno y hay que tener en cuenta que un mismo texto puede interpretarse de manera diferente.

c) Si no le encontramos sentido a lo que leemos, si no contamos con unas directrices claras de lo que se debe hacer lo que se pretende, perderemos la motivación, la razón por la cual estamos leyendo, y estaremos alejándonos cada vez más del aprendizaje, ya que todo lo que leamos carecerá de sentido.  “Leer es comprender y comprender es un proceso de construcción de significados acerca del texto que pretendemos comprender” (Isabel Solé 2011). 

Es muy importante motivar a nuestros alumnos para que lean por gusto o placer. Todo esto hace que el aprendizaje del alumno sea significativo.

Posibles actividades que se podría realizar en el aula para motivar a los alumnos a través de la lectura y conseguir un aprendizaje significativo.

1.- Lo primero es tener un rincón de lectura en el propio aula y que además hay sido decorado por ellos mismos.

2.- El profesor hará una selección de libros adecuados a su edad y los llevará al rincón.

3.- Se les informará a los alumnos que durante los recreos pueden utilizar dicho rincón para leer. (El profesor estará con ellos)

4.-El profesor realizará a lo largo del curso actividades para realizar en el rincón.

5.- En colaboración con la bibliotecaria se puede preparar una actividad cuya duración sea hasta final de curso y que conlleve algún premio. Por ejemplo, dar un diploma al mejor lector del curso, para llevar a cabo esta medición los alumnos entregarán  realizadas fichas de lectura.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s